Familia

Samuel y su hijo, Javier, esperan para cenar en medio de un apagón eléctrico en toda la comunidad de Chapod. No es fácil obtener la electricidad ni el agua en el campo.

Un primo de Samuel fumiga el trigo. Samuel dice que el trigo no crece en algunas secciones porque el vecino brujo maldijo la tierra.

Samuel se queja que sus hijos nunca querían trabajar afuera en el campo. Han elegido trabajos en la ciudad.

La bandera plástica marca qué tierra han fumigado ya. Él usa una mascara y guantes para protegerse de los químicos tóxicos.

Norma alimenta más que 20 pollos y gallos.

Las mujeres de Chapod trabajan juntas para hacer hilo y productos tejidos para vender en Temuco y a los turistas que visitan su comunidad.

Ella cuelga la ropa de sus hijos y esposo afuera la casa.

Javier y Felipe tocan instrumentos españoles, peruanos y Aymaras. Ellos han estado tocando música desde que eran niños y ahora son músicos para la iglesia Evangélica de Chapod.

 

CAPÍTULO 2: AFUERA